Matronatación, beneficios y nuestra experiencia

Hace tiempo escribimos aquí  nuestras dudas de comenzar o no las clases de matronatación. Nora aún era pequeña, tenía 4 meses y decidimos dejarlo para más adelante.

El pasado 22 de septiembre comenzamos en el centro Aquamede de Guadalajara.

Os queremos explicar un poco por qué nos decidimos a hacer matronatación en este centro y os queremos explicar la cantidad de cosas buenas que tiene para los más pequeños.

Beneficios de la Matronatación

Es una actividad ideal para que los más pequeños empiecen a practicar actividad física y se familiaricen con el medio acuático.

La matronatación ayuda en el desarrollo psico-motor de los bebés.

Esta actividad relaja al niño y le abre el apetito, los bebés adquieren autoconfianza, se relacionan con otros bebés y consolidan vínculos con los familiares que les acompañan en las sesiones.

Se realiza desde los 4 meses a los 3 años, pero nosotros nos vamos a centrar en la etapa que está Nora que es la de los 4 a los 12 meses. En esta etapa se trabaja proporcionando al bebé sensaciones que estimulan su sistema nervioso y desencadenan respuestas motoras que le ayudan a mejorar sus habilidades. Se centran sobre todo en la familiarización con el medio acuático y se aprovechan algunos reflejos como el de apnea para empezar a hacer inmersiones.

Nuestro grupo está compuesto por 6 bebés, esto hace que cada clase sea casi individualizada, ya que adaptan los ejercicios a casa bebé. Cada clase ocupa toda la piscina, por lo que el uso de la piscina también es exclusivo.

La importancia del centro dónde se realiza

En las instalaciones del centro la temperatura del agua es más elevada de lo normal en el resto de piscinas. El agua está a 32º y el ambiente a 34º. El sistema que usan para clorar el agua es de luz ultravioleta y sal, esto hace que sea menos agresivo para la piel y los ojos. Los cambiadores están dentro del recinto de la piscina para que los bebés no noten la diferencia de temperatura al terminar.

Y qué decir de la profe, y de todos los que allí trabajan, estamos encantados con ellos. Nunca fuerza a realizar ninguna actividad, al contrario. Se aseguran de que te sientas tranquilo y preparado. Son muy atentos con las necesidades de los bebés y de nosotros, los papás. Desde el primer momento nos explicó que lo que nosotros sintieramos, eso le transmitiríamos. Y esto me ayudó mucho, a relajarme para que sintiera que era un momento para disfrutar del agua.

Nuestras conclusiones

Aunque solo llevamos un mes podemos decir que estuvimos en un gran acierto al decantarnos por hacer la actividad. Nora ya ha hecho sus primeros progresos en la relación con el agua. Cada vez interactúa más y quiere hacer más y más cosas dentro del agua. Además de fortalecer el vínculo entre papá/mamá con el bebé.

Recomendamos a todos los papás que, sien tienen la oportunidad, vayan con sus bebés.

Os dejamos la página web  del centro Aquamede por si os apetece echar un vistazo.

Esperamos que, si tenéis dudas de ir a matronatación o no, os animeis después de leernos.

Por cierto, no es un post patrocinado, ni mucho menos!! Aún no nos conoce tanta gente jeje. Sólo es que estamos muy contentos y queríamos expresarlo por este medio.

Anuncios

Alimentación complementaria «Desde el inicio hasta ahora»

Ya hemos hablado por aquí como fue nuestra iniciación en la  alimentación complementaria

PicsArt_09-26-01.23.33.jpg

Cuando Nora cumplió los 6 meses comenzamos con la alimentación complementaria.

Empezamos con comida triturada que preparabamos nosotros, ya que no nos veíamos preparados para darle alimentos en trozos. Nos asustaba no hacerlo bien y que se pudiera atragantar. También temíamos que el propio miedo nos paralizase y no nos dejara reaccionar.

Por todo eso, creímos que lo más conveniente era empezar así. También utilizamos un mordedura de silicona, para que se fuera familiarizando, pero sin el peligro de que se pudiese atragantar (qué ilusos jeje).

Desde siempre Nora ha comido a nuestro lado y a la vez que nosotros. Para nosotros ha sido muy importante (y creemos que muy bueno) que tuviese la misma rutina que nosotros en las comidas. De esta manera , ya que siempre ha expresado su interés hacia nuestra comida, hemos podido dar respuesta a ese interés…

Cuando tenía 8 meses, más o menos, le dimos a probar un trozo de plátano. Ella nos hizo ver que teníamos que confiar más en ella y en nosotros mismos.

Comenzamos a introducir las frutas en trozos, primero el plátano, después la pera, melón, sandía… Después seguimos con verduras y hortalizas, tómate, brócoli, judías verdes… Poco a poco fuimos leyendo e informándonos más sobre BLW. Cada vez confiabamos más en ella y en su autonomía.

A medida que introduciamos más alimentos en trozos, menos quería la comida triturada…

Tenemos un factor muy importante a nuestro favor y es que nuestra pequeña está totalmente abierta a probar y experimentar con nuevos sabores y texturas… esta niña no hace ascos a nada!!! Nosotros nunca hemos forzado a que comiese nada, desde el principio teníamos claro que si no quería algo, no la obligaríamos…

A día de hoy, sigue comiendo con nosotros y lo mismo que nosotros… excepto cuando comemos algún alimento nuevo para ella. Y por supuesto sigue con su tetilla!!! Lactancia a libre demanda.

Esperamos que nuestra experiencia os pueda ayudar.

El embarazo (Segundo trimestre…)

El segundo trimestre del embarazo va de la semana 14 a la 27.

Para mí fue el momento en el que mejor me encontré de todo el embarazo, aunque este trimestre transcurrió en los meses de verano, para mí fue muy bueno….

Los vómitos y náuseas pasaron a mejor vida, ya podía comer de todo sin tener que salir corriendo al baño. Bueno «comer de todo», sí, así, entre comillas. Ya que como la toxoplasmosis me dio negativo, tenía que tener cuidado con la alimentación. La carne y el pescado debe de estar muy cocinado, nada de embutidos, las frutas y verduras desinfectadas. Es verdad que tampoco me obsesioné con este tema, intentaba tener cuidado pero pensaba que si en 28 años no lo había cogido, sería difícil que en 9 meses fuera así. Pero aún así, intenté fijarme más y seguir las recomendaciones de la matrona.

IMG_20171013_001605Papipapito dando un beso a la barriga en uno de los mejores atardeceres del mundo que tan cerca tenemos…

El sexo del bebé

En la semana 16, fuimos a una clínica para hacernos una ecografía 4D para conocer el sexo de “bichito” como le llamábamos. Nos acompañaron mi abuela, mi tía y mis hermanos. Allí que entramos todos jeje. A papipapito le hacía ilusión un niño, pero para los dos lo más importante es que todo estuviese bien, sólo queríamos que bichito estuviese sano.

Al principio costó un poco que se pudiera ver, allí esperamos a que se moviera pero desde el principio ya se intuía… Y nos dijeron:
-¡Es una niña! Se ve claramente.
Todos nos alegramos mucho!! Ya sabíamos lo que sería!!

Unos días antes de la cita con la matrona, comencé a sentir como unos retortijones que se movían en la zona más baja de la tripa. No me dolía, al contrario, notaba cierto cosquilleo. Intuía que podían ser los movimientos de la pequeña, así que estaba muy muy pendiente de cualquier novedad. Cada vez se notaban más y es que hacen taaaaanta ilusión…

Segunda visita con la matrona

Alrededor de la semana 17, tuvimos la segunda visita con la matrona. Todo iba bien, me preguntó por cómo me encontraba. Miró los resultados del endocrino. Y me dijo
-¡Vamos a escuchar su corazón!
Como en la anterior cita, aún bichito era muy pequeña no sabíamos que en esta podríamos oírla y nos hizo muchísima ilusión. Nos emocionamos tanto que papá escribió una historia sobre este sonido que se queda grabado para siempre (Ya pondremos por aquí la historia dedicada a Nora).

No había cogido peso, al contrario durante el primer trimestre perdí 4 kilos, de tantos vómitos. Así que volvía a estar en mi peso de antes del embarazo. Aún así me recomendó andar. Y seguí su recomendación al pie de la letra. Pasamos el verano en el pueblo de papipapito así que cada día andábamos mínimo una hora. Y así paseábamos a nuestro Turco.

Estado de ánimo y de salud

Después del primer trimestre que había pasado, estaba en la gloria. Ni una náusea, ni un mareo. Mi barriguita ya se empezaba a notar y sino yo sacaba un poquito jeje. Me apetecía hacer un montón de cosas.

Segunda ecografía

La segunda ecografía me la realizaron en la semana 20, también llamada ecografía morfológica. Íbamos a ver a nuestra pequeña otra vez!!! Es una ecografía importante ya que observan todo con detalle. Tienen en cuenta: La actividad cardiaca, lo primordial y más importante. La posición del bebé, aunque no es muy importante en este momento. El tamaño del bebé, observan varias medidas y las comparan con las tablas de percentiles para saber si el crecimiento es normal. Y las posibles malformaciones, hacen un estudio pormenorizados de cada órgano y estructura fetal comenzando por la cabeza y terminando por los pies. También y muy importante, miran la placenta, el cordón umbilical y el líquido amniótico. Me informé de todo esto aquí.

El ginecólogo nos confirmó que era una niña. Papipapito preguntó pero seguro?? Y él afirmó con rotundidad, -Segurísimo. Otra vez dijo un montón de números, medidas, que en aquel momento no entendíamos ni sabíamos lo que querían decir. Al terminar nos dejó verla y ya se dirigió a mí, todo estaba perfecto. Únicamente, me apuntó, que la placenta estaba baja. Me explicó que durante el embarazo, la placenta se desplaza a medida que el útero se estira y crece. A medida que el bebé va creciendo la placenta se va desplazando hacia la parte superior. De no ser así, la placenta se sitúa entre el bebé y el cuello uterino, dificultando un parto vaginal.

Me harían una ecografía más en la semana 27 para ver si en ese momento ya había subido, lo normal es que hubiera subido ya. Me recomendó reposo relativo. Es decir, vida normal excepto hacer esfuerzos, coger peso y tener relaciones sexuales.

En ese momento me asusté un poco, todas pensamos en un parto natural y lo mejor para el bebé y me daba miedo la posibilidad de una cesárea. Pero no lo pensé mucho y confié en que todo iba a ir bien.

Tercera visita a la matrona

Ya estábamos de 24 semanas. Todo iba bien, mi barriguita ya se notaba perfectamente. Había engordado 2 kilos. Todo se mantenía igual de bien. Miró los últimos análisis que me había hecho y tenía un poquito de anemia así que tuve que tomar hierro hasta el final del embarazo.

Tercera ecografía

Estábamos en la semana 26 y está ecografía era básicamente para ver dónde se encontraba la placenta, ya que en la seguridad social de Castilla la Mancha, únicamente te hacen ecografía a las 12, a las 20 y a las 32 semanas. Desconozco como será en el resto de comunidades.
Bien, la placenta había subido, todo estaba perfecto. La ginecóloga observó en los papeles que las medidas de la pequeña, en todas las ecografías anteriores, correspondían a una semana menos. Entonces me retrasaron una semana la fecha probable de parto. Pasamos del 9 de diciembre al 16.

Y hasta aquí el segundo trimestre del embarazo de Nora. Esperamos que os esté gustando nuestra historia!!!

EL “SACAMOCOS”

Vamos a hablaros de una cosa que nos funciona y demasiado bien. El aspirador nasal al que nosotros llamamos “sacamocos“.

Antes de que Nora naciese, nos regalaron una pera que absorbe los moquetes. Cuando llegó la hora de usarlo, no nos convenció. O ella era muy pequeñita todavía o el sacamocos aquel no era adecuado.

En un principio nos agobiamos un poco por este tema. Al mamar hacía ruidito con la nariz y parecía que no podía respirar bien.

Un día fuimos a comprar a Mercadona y como padres primerizos, nos paramos en la sección de bebés a cotillear y encontramos el sacamocos de la marca y decidimos comprarlo.

Es un aspirador nasal de tubito, con un recambio, de goma blanda pero rígida, de bordes redondeados, con una esponjita para detener las cositas que salen de la nariz de nuestros pequeños.

Nuestro «Modo de empleo»

  • Humedecemos la nariz con suero fisiológico (usamos unas botellitas monodosis que se pueden encontrar en farmacias o en el mismo Mercadona).
  • Lo calentamos unos segundos con nuestras manos para que moleste lo menos posible a Nora.
  • Intentamos no apretar para que no salga a presión, sino unas gotitas para que humedezcan los moquetes y salgan más fácilmente.
  • Introducimos en su naricilla y sorbemos. No hace falta absorber con fuerza.
  • Por último, lo limpiamos, secamos y a guardar hasta la próxima vez.

Hemos de reconocer que la primera vez lo usamos en nosotros mismos ya que nos daba miedo hacer demasiada fuerza y… nada de nada. La esponja hace que no puedas hacer más presión de la necesaria.

Esperamos que os resulte útil!!!

aspirador nasal anatomico mercadona

Edición especial… Estamos en Madresfera!!!

Sí, sí, ya sabemos que hoy no es viernes y dijimos que los viernes serán nuestro día de post, peeeeeero tenemos una noticia que queríamos compartir y por eso subimos una entrada como edición especial!!

Estamos en Madresfera!!!

Madresfera_new_LOGO-transp

Hemos entrado a formar parte de Madresfera. Mucho ya conoceréis todo lo que ofrece pero para los que no, vamos a explicar un poco.

Madresfera es una plataforma que reúne un montón de blogs que tienen como temática todo lo que tiene que ver con niños y su crianza.

Dentro de esta plataforma tienen diferentes proyectos como una revista digital Madresfera Magazine. En el que tocan muchos temas de actualidad en lo referente a la infancia. También, todas las mañanas, a las 7:15 de lunes a viernes, hacen un directo que se puede descargar como podcast.

A través de su página web nosotros nos hemos enterado de un montón de promociones y eventos muy guays.

También hemos añadido un widget a vuestra derecha en el que podéis ver en cuál posición de su ranking de blogs estamos.

Estamos muy felices de pertenecer a esta plataforma. Siempre habíamos seguido su página y también a través de las redes sociales, pero nunca nos habíamos atrevido a dar el paso. Así que nos hemos lanzado!

Esperamos que paséis por su página y que os resulte interesante.