Nuestro Arcoíris Waldorf

Hoy nos apetece hablaros de una de nuestras últimas adquisiciones, el Arcoíris Waldorf. En esta otra entrada os contábamos sobre la pedagogía Waldorf. Y, a pesar de que no somos 100 % fieles a ninguna pedagogía, si tuviésemos que elegir una, sería ésta.

Ya hemos explicado las ventajas que aporta al desarrollo la pedagogía Waldorf y son muchísimos, pero queríamos centrarnos en el Arcoíris. Lo hemos acotado un poco y queremos hablar, más exactamente, de los beneficios que hemos detectado nosotros en nuestra pequeña de 17 meses.

20180515_210815_capture2872427201871631492.jpg

 

 

A través de su tacto y del contacto con las imperfecciones de la madera. El olor que desprende y el gran número de colores hace que se desarrolle el estímulo sensorial.  

Debido a su forma, invita al movimiento y a la creación. Nora lo coge de todas las formas posibles. Esto hace que desarrolle su motricidad, tanto gruesa como fina, y su coordinación óculo manual.

Y una de las cosas que he podido detectar es como desarrolla su propiacepción con el arcoíris.  Primero os vamos a hablar de lo que es éste estímulo para los que no lo conozcáis.  El bebé aprende y se relaciona con el mundo a través de su cuerpo. Se centra sobre todo en la regulación del movimiento; en su coordinación, en su postura, en su equilibrio mientras que está sentado, gateando, de rodillas, de pie.  Y Nora, con el arcoíris, lo desarrolla a la perfección. Se lo coloca en la cabeza y hace equilibrios. Lo balancea con las manos y pies. Se sienta encima del más grande. Los coloca y salta sobre ellos.

Otros de los beneficios que sabemos que en un futuro estarán presentes son la asociación y diferenciación de colores; la asimetría o el juego simbólico, conceptos matemáticos, las series…

 

Nuestro Arcoíris

El nuestro está hecho por “TUCU-TUCU Y PAPICA”. Encontramos su página indagando por internet y nos decantamos por encargárselo a ellos. Su fabricación propia y a la vez que puedas dar un toque personal y que puedas elegir los colores, fue lo que hizo que nos decidiéramos. El nuestro es el tamaño grande con 12 piezas. Y no podemos estar más contentos. Eso sí, si lo necesitáis para alguna fecha en concreto encargarlo con tiempo. Todas sus cosas están hechas a mano y con tanto mimo, llevan su tiempo. Nosotros estamos encantados de haberlos encontrado, nos dieron todo tipo de facilidades. Os dejamos su facebook e instagram.

El arcoíris nos ha atrapado tanto por su color, como por su tacto, por sus miles de formas, por los diferentes usos y juegos. Por ser tan adaptativo…

Desde el primer contacto que tuvo Nora con él, ha encontrado la manera y la formas de jugar con él. Pero lo que más le gusta es colocarlo como un puente y pasar una pelota por debajo, o incluso ¡Intenta meterse ella!

Tenéis infinidad de usos en muchos blogs nosotros nos quedamos con ésta entrada de nuestra amiga Noemi de “Mama Lowcost”.

¿Vosotros tenéis el Arcoíris? ¿Qué beneficios habéis detectado?

¡Esperamos que os haya gustado! ¡Gracias por leernos!

Anuncios