La paternidad 5- Mamá ha empezado a trabajar.

 

PicsArt_05-17-12.18.44

Sigo contándoos mi experiencia como papá primerizo en esta serie que inicié sobre la paternidad…

Pues justo cuando íbamos pillando el truquillo a esto de la crianza, con sus horarios, rutinas, actividades, etc, mamimamita recibió una llamada de teléfono con una oferta de trabajo. Ahhhh!!!! Por una parte, nos alegramos, porque era algo que estábamos buscando, pero por otra, nos surgió el “problema-duda-idea-situación” del día a día de Nora.

PicsArt_05-24-10.50.26

Desde que nació, todas las mañanas las pasaba con mami mamita. Aunque papi papito tuviese algunos días libres y estábamos los tres, casi siempre eran ellas dos. Juntas se levantaban, juntas desayunaban, jugaban, se iban a pasear. Además, Nora seguía con la lactancia materna, así que seguían con un vínculo genial.

Decidimos que aceptase el trabajo. Estaba relacionado con lo que mami había estudiado, cerca de casa y con buenos horarios. Yo me quedaba con Nora y ya veríamos cómo evolucionaba la situación. Yo tenía mucho miedo, pero mami me dijo algo que cambió todo y me hizo ganar confianza: NADIE LE VA A CUIDAR MEJOR QUE TÚ.

El primer día fue duro. En cuanto nos quedamos solos en la cama, nada más sentir que mami no estaba, se puso a llorar, a berrinchar, a gritar desconsolada. Yo no puedo darle el pecho que es lo que mejor funciona para calmarla y los biberones no los tolera. Así que a pasear por la casa, a sacar tooodos los juguetes, a desayunar, a ver dibujos, a cantar…poco a poco fui pasando la mañana entre berrinche y berrinche (pobrecita ella, que no sabía explicar lo mucho que echaba de menos a mami)

El segundo, fue a mejor. Claro que lloró cuando mami salió de la cama, pero a los pocos minutos ya estaba durmiendo otra vez. La echaba de menos y la buscaba por la casa, pero la pobre no tenía más remedio que quedarse conmigo.

El tercero y el cuarto todo cambió. Ya casi no lloraba y ya nos habíamos adaptado a nuestro horario. Desde entonces, la situación está super controlada y los dos somos muy felices.

Yo me levanto tempranísimo y voy a pasear a Turco. Intento tomarme el café y ver un poco las noticias tranquilamente y después vuelvo a la cama y nos quedamos otro ratito los tres. Luego mami se va a trabajar y seguimos, ella dormidita y yo leyendo, o estudiando o, para qué engañaros, durmiendo porque se está tan agustito a su lado.

Nos despertamos siempre con música, poco a poco, levantamos juntos la persiana, saludamos al Turco, cambiamos el pañal, desayunamos sin prisa, casi siempre cosas nuevas, frutas, galletas, embutido. Después del desayuno, ella juega un rato mientras yo recojo o preparo la comida y después nos vamos al parque.

PicsArt_05-24-10.51.36

Nora está haciendo buenas migas con los peques de la sesión matutina del parque.

Cuando está cansada de jugar,  nos volvemos a casa, pasamos a por el pan y preparamos la comida. Dependiendo del día y de lo tarde que hayamos hecho las cosas, o comemos solitos o esperamos a mami.

Eso es lo mejor. Nos asomamos por la ventana para ver cómo aparca y gritamos para que nos escuche. MAMÁAAA!!! y tiramos besos “de los que suenan” hasta que desaparece en el portal. Ese es el momento de salir corriendo hasta la puerta para recibirla con un superbeso!!!

PicsArt_05-24-10.48.36

NOTA PARA LOS PAPÁS: No os voy a decir que todos los días son maravillosos y que no me agobio ni nada. Pues claro!!! Hay días fáciles y días que se complican. Hemos pasado una etapa de resfriado, estamos en medio de una etapa de dientes que dura ya un mes, ha llovido y no hemos podido salir, etc. Pero lo que me ha funcionado es no planificar. Si tenía pensado ir a la compra y Nora ha dormido un poco más, no pasa nada. Si estaba muy inquieta en casa y habíamos planeado salir a pasear y de repente se pone a llover, no pasa nada, jugamos en casa con otras cosas. Que no salen bien las coletas, pelo suelto. Que no tenemos ganas de desayunar, no pasa nada, comerá mejor. Que se mancha la ropa, se lava…..

Y así con todo. Aprovechad los que tengáis esta oportunidad de acompañar la crianza de vuestr@s peques, merece mucho la pena.

Gracias por leerme!

 

 

Anuncios

Día a día de un papi-papito novato. La paternidad 4

 

PicsArt_05-01-10.38.43

Hace tiempo escribí sobre cómo era mi día a día como papá de Nora. Ahora las cosas han cambiado desde que mami mamita empezó a trabajar. Pero aún así me apeteceía compartir con vosotros como eran nuestro día a día desde mi perspectiva.

A partir de los primeros días en casa, mi vida como papi-papito se basa en intentar hacer el máximo de tareas para que mami-mamita se ocupe más de Nora. Y eso no quiere decir que yo no pase mucho tiempo con ella, pero pienso que si hago una u otra cosa mientras ellas duermen (bueno, una duerme, la otra descansa-amamanta-arrulla-consuela-etc), luego podremos disfrutar más los dos con la pequeña.

Intento, cuando puedo, despertar con ellas. Y eso no es despertar a la misma hora, sino que me despierto antes para hacer cualquier cosa y cuando escucho que despiertan acudo a la cama. Subimos la persiana juntos, jugamos con los haces de luz que se cuelan por las cortinas. Me encanta darle su tiempo para que vaya desperezándose.

IMG-20180120-WA0020

Intento también tomar el desayuno con ella. Nos preparamos unos desayunos geniales, sin prisa. No es que no me guste desayunar los tres juntos, que me encanta, pero cuando lo hacemos los dos solos, cantamos, preparamos mil alimentos (fruta, zumo, embutido, tostadas, pasas, yogurt, etc), jugamos. Es igual que con mami-mamita, pero con nuestro vínculo super secreto

Intento leerle cuentos, bailar canciones, cantar, jugar, hacerla cosquillas…intento dormirla, cosa que puedo decir que he conseguido en !!!!!tres ocasiones¡¡¡¡¡ (Nora es de dormir enchufada a la teta, pero desde que mamá trabaja esto ha cambiado bastante)…intento elegir bien la ropa, aunque a veces vaya “disfrazada” de carnaval….

IMG-20180228-WA0017

Intento portear todo lo que puedo. De pequeña, o bien mami-mamita o yo, la porteábamos casi siempre, pero desde que ha empezado a caminar, prefiere ir andando y experimentar por ella misma. Me encantaba esa sensación de llevarla pegada a mí, mirando el mundo. Pero hemos encontrado una solución, en los paseos largos, tenemos una mochila grande de porteo para la montaña, en este post os cuento todo sobre ella, y allí la llevamos.

Intento bañarla todos los días. Mientras uno prepara la bañera otro le quita la ropa y luego nos metemos al baño los tres y Turco. Más que baño, es momento de juego y relax en familia y eso nos da para cantar, para aprender sonidos nuevos de animales, para hacer pompas, para salpicar…el pobre Turco nos mira desde una esquina con cara de que estamos un poco chalados.

IMG-20180228-WA0014

Intento enseñarle una cosa nueva cada día. Un sonido, un animal (pero de los raros, no de los comunes. Ya conoce el lobo, el tigre, la rana, la serpiente,el elefante, el gorrión, el mono y muchos más) , una canción (si, y procuro hacer coreografías, se parte de risa y luego otro día las hace ella sola, sin que nadie se lo pida, cuando escucha la canción), un color, un sabor, un olor (cuando pasamos por la frutería, siempre arranco una hoja de menta, de hierbabuena, de orégano fresco y se la ofrezco para que la huela. También hago lo mismo con las naranjas, con las especias…)

Intento enseñarle otras canciones que me gustan a mí. Me encanta verla moviendo el culillo por el pasillo cada vez que ponemos música en casa. A veces, bailamos juntos.

Pero también intento enseñarle cosas importantes…..el frío, las estrellas, la luna, los colores de la nieve o el viento….a caminar descalza por la hierba, a coger piedrecitas, a sentir las gotas de lluvia en la cara, a mirar atardeceres… Cuando paseamos un poco más tarde y ve la luna, ya la señala y le llama diciendo: ¡Na, Na!

 

IMG-20180207-WA0003

El bosque de Valdenazar

WP_20170504_19_10_29_Pro

Es una gozada tener esto al lado de casa

Os vamos a hablar sobre uno de esos lugares chulos a los que nos gusta ir con Nora. Se trata del Bosque de Valdenazar, en Valdeluz, Yebes, que nos pilla a un pasito de casa.

Es una ruta muy chula para ir con niños. Nosotros llevamos a Nora desde que era muy pequeña en la mochila de porteo. Ahora la llevamos en la mochila de montaña, pero estamos seguros que en cuanto pueda caminar con más seguridad, la dejaremos que explore por su cuenta. Además, hemos visto un montón de familias con niñ@s pequeños correteando por los senderos.

El acceso es muy bueno, con un parking amplio y paneles informativos. En el inicio de la ruta, o en el final, porque es circular, hay una fuente con agua potable, un merendero con 3 o 4 mesas y papeleras.

En el mismo lugar, realizan jornadas astronómicas durante casi todo el año. Es un actividad alucinante que ya os contaremos más adelante.

La ruta transcurre por senderos bien señalizados, con banquitos y lugares para descansar cada cierto tiempo. A medio camino, hay un mirador desde donde escuchar en silencio multitud de pajarillos.

WP_20170504_19_45_12_Pro

Mami-mamita forzuda

Después de una bajada un poco más dificultosa de lo normal, hay un pequeño arroyo y una praderita muy agradable. Es en ese lugar cuando el camino transcurre por el lugar que más nos gusta. Una senda rodeada de robles enormes que en otoño se cubre de hojas amarillas.

WP_20170504_19_51_57_Pro (2)

Fijaos en el tamaño de ese tronco!!

Para terminar, un pequeño puente, otros robles de tronco enorme y la escalera que al principio de la ruta hemos bajado. Es el momento de quitarnos la mochila, beber un poco de agua y reponernos del esfuerzo realizado.

Por cierto, si vais con perretes, al principio de la ruta hay bolsas para recoger sus “cositas”, y si no vais con ellos, para que os traigais toda la basurilla a casa.

Y si os quedáis con ganas, Valdeluz tiene unos parques muy chulos, lago con patos y peces, césped…un sitio tranquilo para terminar la tarde.

WP_20170916_18_40_19_Pro

Nora tan feliz!

WP_20170916_18_18_57_Pro

WP_20170504_19_12_08_Pro

Superpequeñaja!!!

Esperamos que os guste y si lo tenéis cerquita y os surge la posibilidad de ir, animaos! No os decepcionará.

Encantado de conocerte. La paternidad 3

Ya que el lunes fue el dia del papi-papito, os seguimos contando la experiencia de la paternidad de su mano y el capítulo que cuenta va a partir del nacimiento de Nora. Ya estamos los tres en el mundo, bueno, los tres y el Turco.

IMG-20180109-WA0001

Empezamos….

Allí me encontraba yo, mirándolas toda la noche con cara de embobado y pensando en todas las cosas que se venían encima de repente.

Aquella noche, entre lo inexpertos y superprimerizos que éramos, cada vez que Nora lloraba, y os puedo asegurar que fueron unas cuantas veces, me sentía mal, como si ella fuese la única que lloraba y pensaba que iba a despertar a toda la planta del hospital. Mentira, en la mayoría de las habitaciones había un o una bebé que se desgañitaba llorando en sus primeras noches. (debe ser que sólo tenía ojitos para la mia, jajaja)

El día siguiente, cuando ya aterrizas, te pones a rellenar papeles, que si registro, que si pediatras, etc. en fin, un jaleo. Admiro a esas mamás que tienen que enfrentarse solas a esos trámites, que mirándolo bien, señores de los registros, desde aquí os hago una petición: menos prisas¡¡¡

WP_20170208_22_33_18_Pro_LI.jpg

Y así, entre noches durmiendo en una butaca incómoda, visitas familiares, amistades y demás, de repente, nos dicen que nos tenemos que marchar ya para casa. Felicidad máxima.

A recoger la habitación (imaginaos los peluches, ropitas, etc que se acumularon allí) y para el coche.

Y cuando estás allí, te puedes imaginar. Vuelas solo. Ya no hay enfermeras que te aconsejan, ni abuel@s que te ayudan. Vas en el coche con tus dos chicas, acojonado, mirando cada dos por tres por el espejo de atrás, con sumo cuidado para que no las pase nada.

La llegada a casa, creo que os la contamos en otro post, cuando hablamos de la presentación de Turco, nuestro perro. aquí tenéis el enlace.

WP_20170113_08_26_09_Rich_LI

Y entonces, en ese momento, llegó el empezar a conocerse. Las primeras noches con insomnio. Casi no dormía (demasiada información sobre la muerte súbita, como si pudieses hacer algo al quedarte despierto). Cada dos por tres la mirábamos, a cada suspirito nos sobresaltábamos. He de confesar que cojo el sueño rápido, que la que más lo sufrió fue mami-mamita, pero aún así, fueron noches de no pegar ojo.

Luego fui aprendiendo sus rutinas, sus llamadas, sus ritmos. Todo era casi igual pero totalmente diferente a la información que había leído. Al final, sentido común. Dejé de agobiarme por cosas como si comía correctamente o no (eso lo aprendí cada semana al ver que aumentaba de peso sin parar), como si el baño era a una hora u otra (al final, cuando podíamos), como si dormía demasiado o demasiado poco (lo importante era descansar los tres).

Aprovechando lo de dormir, os cuento que yo siempre he criticado el colecho, bueno, no critico exáctamente, pero no lo entendía. Empecé a entenderlo cuando aprendí que si queríamos descansar más o menos los tres, era mejor que Nora durmiese con nosotros. Ya que cuando mami mamita se despertaba a darle el pecho, yo también me despertaba y con Nora durmiendo al lado, pronto conseguimos dormir 4 horas del tirón entre toma y toma nocturna.

Y pasaban los días…y nos íbamos conociendo.

De aquellos días, tengo un recuerdo, exáctamente de la mañana del 25 de diciembre, justo después de la llegada de Santa. Nos despertamos al amanecer para hacer una toma y Nora se quedó conmigo, apoyada en mis piernas, dormida. A nuestro lado, mami-mamita, dormía agotada (Nora tenía 11 días) y a los pies de la cama, Turco, que había venido como todos los días a darnos los buenos días. En ese momento pensé en que nadie del mundo, aunque hubiese recibido los regalos mas caros y más bonitos, nadie podría estar más orgulloso y feliz que yo en ese momento. (la foto es de esa mañana)……

WP_20161225_10_21_52_Pro

….continuará