Voy a ser papá… (la paternidad 1)

Bueno, pues es momento de escribir sobre la paternidad vista desde los ojos de papi-papito. (porque los papás, también pasamos por ella, aunque parezca que no)

Además, creemos que son muchos los papás que se enfrentan a los mismos miedos, emociones, retos, preguntas y por eso os vamos a contar nuestra experiencia.

Empezamos…

Cuando me enteré que mami-mamita estaba embarazada, lo primero que sentí fue miedo. Sí, miedo, mucho miedo. Un miedo terrible. ¿sabría hacerlo?, ¿podría con esto?…creo que son las preguntas que nos hacemos todos. Pasé asustado unas dos semanas, tratando de digerir todo y tratando de visualizar lo que nos esperaba. Así hasta que un día el miedo comenzó a desaparecer. ¿El truco?….

Pues parar en seco y pensar. ¿Soy el único que va a ser padre?, ¿soy el primero?, ¿nadie más ha pasado por esto?…y así, de repente, desaparecieron los miedos y pude empezar a pensar con un poco más de claridad.

Yo confío mucho en mami-mamita y sus criterios a la hora de abordar la maternidad, así que casi me limité a acompañarla en la gestación, pero por otro lado, también empecé a leer (error) y a informarme (error 2) sobre “de qué iba esto de ser padre”.

El acompañamiento, pues en fin, se reducía a estar pendiente de lo que ella me pedía, de intentar hacer un poco más cómodo su día a día. Lo mejor era estar a su lado, al principio, sin parar de preguntarle ¿estas bien?, ¿estas bien?, ¿estás bien?….y luego, embobado mirando cómo crecía,(y a veces se movía) la barrigota.

Y los “errores”, pues con tantísima información suelta por la red, al final terminas alejándote de tus propios criterios y convicciones. Es cierto que algunas cosas no las controlas, pero para eso, casi mejor que leer y releer, es que busques a ese amigo que ha sido padre antes que tú y le preguntes. Verás cómo no estás tan perdido y si él lo ha conseguido, ¿porqué tú no vas a ser capaz?. Y si esto no funciona, piensa en tu propio padre o en tu suegro y verás cómo no lo estás haciendo tan mal. Ellos lo hicieron cómo pudieron, con muchísima menos información y la misma experiencia primeriza que tú.

Para mí, el periodo de gestación fue un continuo descubrir. Intenté comprender lo que era no tener nada de hambre o devorar cualquier cosa que se ponía en el plato. Me sentí agobiado por los vómitos matutinos, vespertinos y nocturnos. Hice de acompañante de todos los paseos que fueron necesarios e intenté apoyarla cuando no tenía ganas de pasear. Escuché dudas, cambios de humor, insomnios, siestas eternas….Fuimos juntos a las clases de preparación al parto, en las cuales, pude comprobar con pena que alguien debería hacer algo para que todos los papás asistiesen a esas clases.

Juntos fuimos a ver carros, a ver cunas, a ver carros y cunas, a comprar bolsos, mantitas, chupetes, a ferias de bebés, a tiendas de bebés..¿os he dicho que fuimos también a mirar carritos? (no os preocupeis futuros papás, es una fase que se pasa antes de que nazca el bebé, luego empiezan otras más divertidas)…

He de contaros que una mañana, cuando íbamos por los 7 meses más o menos, mami-mamita tuvo una pérdida pequeña de líquido. Preparamos todo rápidamente para irnos al hospital porque creíamos que Nora ya venía. Yo acelerado y con la ilusión a tope hasta que mami me dijo que no podía venir en ese momento, porque era muy pequeña, que era peligroso. Eso me hizo darme cuenta de golpe de lo que me esperaba. Creo que hasta entonces no había sido consciente de lo que estaba creciendo en la barriga de mami.

Y así entre estas cosas y muchas otras, pasaron los 9 meses de gestación……….

IMG_20171013_001605

Anuncios

El embarazo (Primer trimestre)

Y llegó el día… nos acabábamos de enterar que íbamos a ser papás y comenzaba un camino hasta entonces desconocido. Habíamos vivido algún embarazada alrededor nuestro, pero como decían en aquel programa no es lo mismo contarlo que vivirlo…

Fuimos al médico de cabecera que me recetó “Natifar“. Que es Ácido fólico y yodo. Muy importante para la buena formación de la columna vertebral del feto. También nos dio cita para la matrona, para el primer análisis de sangre y para la primera ecografía a las 12 semanas. Contando desde la última regla, estaba de 5 semanas.

A la semana siguiente, al ir al baño y limpiarme observé que estaba manchando. No eran pérdidas de sangre como tal, sino un color marrón oscuro. Cada vez que iba al baño allí estaban las manchitas y, como estábamos asustados, al día siguiente decidimos ir a urgencias.

Allí nos hicieron una ecografía vaginal y… Allí estaba el saco gestacional!!! Apenas ediaLa ginecóloga me dijo que era muy pronto y no se podía apreciar aún latido pero que al manchar tan poquito sería el “sangrado de implantación”. El óvulo fecundado baja por las trompas de falopio y hasta que llega al útero y se establece, puede haber desprendimientos de sangre. Me tranquilizó bastante y me informó de que volviera si manchaba igual o más que una regla.

El tiempo pasaba y yo solo hacía que dormir y hacer pipí.

Pronto llegaron las náuseas, los mareos, los vómitos. No podía oler comida que antes me gustaba, como por ejemplo los espárragos. A veces sólo con abrir la nevera me tenía que ir rápidamente al baño a vomitar, en definitiva tuve un primer trimestre de libro.

Primera visita a la Matrona

Desde el primer momento tuvimos muy buena sintonía con ella. Se notaba que le gustaba su trabajo, nos hacía sentir muy cómodos y se implicaba bastante.

Me recomendó no subir de peso y andar. Que andara todo lo que pudiese y eso hice. Hasta dos horas algunos días.

También me habló de las pastillas Cariban para las náuseas y vómitos. La verdad es que me fueron muy bien. Aunque recomiendan tomar dos, yo solo me tomaba una por la noche y me iba muy bien.

También nos dijo que en el análisis de sangre aparecían como negativa la toxoplasmosis, no podía comer embutido, frutas y verduras muy bien lavadas… (este tema nos da para otra entrada jeje) y también aparecían altos los niveles de tiroidismo y me derivaron al endocrino. Finalmente era debido a los vómitos y a la fuerza que se hace con las náuseas. De todas formas me vigilarían en los siguientes análisis.

Primera ecografía

Allí nos presentamos antes de la hora, con muchos nervios. La sala de espera llena de mamás y de mujeres embarazadas hacía que el instinto maternal estuviera por las nubes!!! Nos acompañó la futura “tía Sandra”. Me tumbé en la camilla y, cómo a todas, me avisaron de lo frío que estaba aquel gel. Y todo comenzó. La ginecóloga iba diciendo medidas, números y palabras que no entendíamos mucho pero nos miró y nos dijo que todo estaba perfecto. Nos mostró la pantalla y allí estaba nuestra pequeña saltamontes, podíamos ver como se movía y… se nos escaparon algunas lágrimas.

Hasta aquí el primer trimestre de embarazo que es hasta la semana 13. Próximamente nuestro segundo y tercer trimestre!!!

Muchas gracias por leernos!!!

IMG_20170929_140934

Cambios en el blog!

Hola a todos!!! Lo primero pedir disculpas porque llevamos muuuucho tiempo sin subir nada. Papipapito y Mamimamita nos hemos propuesto subir una entrada semanalmente.

Cada viernes subiremos un post y esperamos que os gusten y os resulten interesantes.

En instagram estamos muy activos!!! Subimos fotos de nuestro día a día con Nora.

Hasta el viernes!!

Así nació Nora (1ª Parte)…

Hola a todos!!! Hace tiempo que queríamos explicaros la gran experiencia que fue nuestro parto y creemos que es el momento perfecto…

El 14 de diciembre sobre las 9:30 de la mañana me levanté al baño y después de hacer pipi, oí un sonido parecido a un POP! (Indicaba que ya no había stop!) y no paraba de salir pis, al contrario, cada vez salía más así que llamé corriendo a Papipapito -¡He roto aguas!

No nos dejamos llevar por los nervios aunque sí por la emoción. Mientras me vestía, comenzaron las contracciones. No eran muy fuertes. Nos duchamos los dos, papipapito paseó a Turco y salimos hacia el hospital. Una vez allí, nos llevaron a la sala de monitores y en cuanto pudiese la ginecóloga, vendría a hacer un tacto. Las contracciones cada vez eran más seguidas. Sobre las 11 llegó la ginecóloga y me realizó un tacto; el cuello totalmente borrado y dilatada de 4 cm.

Nos dejan en un box y allí se presenta la que será mi matrona, Eva. Desde aquí le agradezco todas las atenciones que tuvo conmigo y su ayuda. Ya la conocíamos porque en nuestra ciudad habían hecho un taller de porteo al que habíamos asistido y ella participaba explicando las diferentes formas de portear. Conectamos desde el primer momento ya que su hija se llamaba Nora, como nuestra pequeña.

Me miden la temperatura y como tengo un poco de fiebre me ponen una vía con paracetamol. Las contracciones cada vez eran más dolorosas y con intervalos de 3 minutos. En cada contracción la visión se me nublaba y, por miedo a desmayarme por el dolor, decido ponerme la epidural. Sobre la 1 llega el anestesista y me pone la epidural en posición sentada, hecha una bolita. La verdad es que no sentí ningún dolor, al revés rápidamente empecé a sentir descanso. Tanto descanso que me quede frita!! Mientras me ponen la epidural, papipapito salió fuera y le dijeron que comiera tranquilo, tenía que tener fuerzas para lo que venía. A esa hora más o menos, llegó mi familia. El box tenía una especie de ventana con cristales ahumados, pero por los que ellos me intuían a mí y yo a ellos.

A las 3 viene Eva a hacerme un tacto y había dilatado 7cm. Me dice que en su opinión sobre las 18 horas Nora, habrá nacido y que volverá en una hora. Al final fue un poco más tarde.

Yo sigo sin dolor aunque noto un poco las contracciones…

La tarde se complica un poco porque de las mujeres que vamos a dar a luz, a una le tienen que realizar cesárea y a otra usar los fórceps. Las otras dos mamá también tenían a Eva de matrona, esto quiere decir que no pudo venir a verme hasta las 17:30. Yo ya estaba dilatada completamente….

 

Y lo demás…. continúo en el siguiente post que Nora me reclama!!!

Besos y abrazos para todos!!!!